Los desafíos que enfrenta en Chile sistema de manejo de Relaves

Foto-1-Sustentare-Tranque-El-Mauro.-Propiedad-Juan-carlos-Recabal-540x350

Por más de 100 años, las industrias mineras han depositado sus relaves y desechos mineros en cuencas, valles y desierto, sin ningún tipo de regulación, por lo que estamos con una gran deuda respecto a los relaves abandonados y pasivos ambientales mineros. Así lo plantea Raimundo Gómez. director Ejecutivo de Fundación Relaves en este reportaje de revista Minería Chilena.

Un lento avance en lo que es un correcto tratamiento de relaves por parte de la industria minera y una deuda en materia de regulación efectiva para pasivos ambientales mineros, son las principales aristas del diagnóstico que comparten expertos y representantes del sector, en las cuales debiera avanzarse en este ámbito.

De acuerdo con el gerente general (i) de la empresa de ingeniería JRI, Juan Rayo, “tanto las empresas mineras como las instituciones del Estado manifiestan su convencimiento de que es necesario dar un nuevo enfoque al manejo de los relaves, sobre todo en la zona central, considerando el retratamiento de relaves antiguos y nuevos, el uso de tecnologías más avanzadas en disposición, rellenos de minas subterráneas (con o sin cementación) y otras, pero los resultados reales no se aprecian mucho”.

Opinión similar expresa Christian Cáceres, gerente general de Minera Valle Central (MVC), quien agrega que entre los más de 700 tranques de relaves que existen, algunos de ellos cuentan “con un tremendo potencial de recuperación de elementos de interés; sin embargo, no hay proyectos en ejecución para su procesamiento”.

Según el ejecutivo, cuya compañía recupera cobre y molibdeno de los relaves frescos provenientes la División El Teniente de Codelco, “nuestra experiencia nos dice que existe un enorme potencial en el tratamiento de relaves, tanto en los antiguos como frescos; no obstante, aún falta que este recurso sea visualizado como fuente de crecimiento”.

En tanto, desde Fundación Relaves, su director ejecutivo, Raimundo Gómez, plantea una visión más crítica y asegura que “por más de 100 años las industrias mineras han depositado sus relaves y desechos mineros en cuencas, valles, desierto, sin ningún tipo de regulación, por lo que estamos con una gran deuda respecto a los relaves abandonados y pasivos ambientales mineros”.

Añade que respecto a los relaves actuales y futuros, “tampoco tenemos una idea muy clara, ya que la Ley 20.551, que regula el cierre de faenas mineras, entró en vigencia en 2011 y no hemos visto la experiencia en cierres, ya sean exitosos o desastrosos, de ninguna operación minera bajo esta ley. Por lo tanto, estamos expectantes sobre qué va a ocurrir en esta materia”.

Actualizar el DS 248

Foto-5-Sustentare-Tranque-Relave-Mina-San-Pedro.-Foto-Juan-Carlos-Recabal-300x200

De acuerdo a información del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), actualmente existen 718 depósitos de relaves, de los cuales 113 están activos, 433 se encuentran no activos y 139 permanecen abandonados.

La normativa vigente que utiliza el Servicio para fiscalizar el buen uso o tratamiento de estas instalaciones es el Decreto Supremo 248, de 2007, o reglamento para la aprobación de proyectos de diseño, construcción, operación y cierre de los depósitos de relaves.

Precisamente este DS es fuente de controversia, dado que varias voces del sector plantean su reformulación o actualización. En opinión de Juan Rayo, el decreto “debe ser modificado para que pierda su rigidez y el Sernageomin –y otras instituciones que participan en las aprobaciones– puedan evaluar ideas novedosas sin restricciones legales. Esto implica que esta entidad debe acceder a profesionales competentes e idóneos que los ayuden en la evaluación técnica y de riesgos de nuevas tecnologías posibles de ocupar en los relaves”.

Christian Cáceres (Valle Central) opina que es positivo revisar la normativa permanentemente. “Los pasivos mineros en Chile tienen gran potencial, algunos de ellos son verdaderos yacimientos que pueden generar riqueza y mejoras ambientales y, por lo tanto, necesitan una legislación ad-doc”, dice.

Frente a esta inquietud, la jefa del Departamento de Depósitos de Relaves del Sernageomin, María Francisca Falcón, explica que “es un compromiso de la ministra (de Minería) y del Servicio modernizar el DS 248, principalmente porque se dictó hace diez años, cuando los depósitos de relaves espesados, filtrados y en pasta en el país estaban iniciándose como proyectos”.

En esa línea, adelanta que se encuentran trabajando en la elaboración de un borrador para confeccionar una nueva norma, donde esperan “perfeccionar las condiciones para los depósitos de relaves espesados o en pasta y poner énfasis en la estabilidad química de los depósitos de relaves, en el diseño, operación y cierre de los mismos”.

La representante del Sernageomin puntualiza que en el actual DS 248 “la estabilidad química no está completamente abordada, a pesar que es una obligación de él. Vamos a profundizar y reforzar la capacidad que tiene el decreto en estabilidad química de los depósitos de relaves, sobre todo en la capacidad de generación de aguas ácidas”.

La idea es aprobar el primer borrador a fines de 2017 y posteriormente desarrollar consultas y discusiones con mineras, gremios y ciudadanía.

Proyectos en marcha

Minera Valle Central, JRI, Corfo y el propio Sernageomin son algunas entidades que cuentan con proyectos destacados en tratamiento de relaves.

En el caso de MVC, sobresale la recuperación de cobre y molibdeno desde los relaves antiguos depositados en el tranque Cauquenes de Codelco. La iniciativa, que contribuye en un 60% a su producción total, entró en operación en septiembre de 2015 y significó una inversión de US$70 millones.

Foto-6-Sustentare.Minera-Valle-Central_MCH.-Propiedad-Juan-Carlos-Recabal.-300x200

Desde JRI, en tanto, comentan que junto a su centro de investigación (CI-JRI) han desarrollado diversos proyectos innovadores en el manejo de relaves para la gran minería del cobre. Entre los avances, destacan un reómetro en línea, que permite controlar estos desechos para evitar colapsos o fallas por exceso de tensión de fluencia y/o viscosidad relativa en caso de presencia imprevista de arcillas.

A esta solución se agrega el modelo de simulación físico-matemático de un espesador de alta compresión y la determinación de parámetros de referencia para la depositación de relaves cementados y recuperación de zonas mineralizadas dejadas como sostenimiento (recuperación de pilares).

En relación a Sernageomin, María Francisca Falcón detalla que la entidad inició en 2015 un proyecto de caracterización geoquímica de depósitos de relaves, con la finalidad de contar con una línea base que informe qué contienen y contribuya al diseño de políticas públicas, como también a la apertura de oportunidades de negocios y estudios ambientales.

La experta informa que a la fecha ya han encontrado más de 40 depósitos de relaves con más de 0,3% de cobre. Acota que a futuro podrán determinar qué medidas son las mejores para estabilizar los depósitos abandonados y así darles un cierre adecuado de acuerdo a su composición geoquímica.

Foto-2-Sustentare-Christián-Cáceres-gerente-general-Minera-Valle-Central.-Propiedad-minera-Valle-CentralChristian Cáceres, gerente general de Minera Valle Central.

Foto-3-Sustentare-FOTO-JUAN-RAYO.-GENTILEZA-JRI
Juan Rayo, gerente general (i) de JRI.

Foto-4-Sustentare-María-Francisca-Falcón
María Francisca Falcón, jefa del Departamento de Depósitos de Relaves del Sernageomin.

Finalmente se encuentran los programas estratégicos de Corfo –enmarcados en la iniciativa Minería Alta Ley– “Desarrollo de Herramientas Tecnológicas para el Monitoreo de Depósitos de Relaves” y “Recuperación de Elementos de Valor en Depósitos de Relaves”. El primero, adjudicado a Fundación Chile, apunta a desarrollar un sistema de monitoreo de estabilidad física y química de estos depósitos, a partir de las mejores tecnologías disponibles, y generar innovadores mecanismos para la medición de parámetros y variables críticas, a fin de proporcionar información de calidad y en tiempo real para fortalecer la gestión operacional y reducir la percepción de riesgo por parte de las comunidades.

El objetivo del segundo –respecto del cual fueron adjudicadas dos propuestas, del IM2 de Codelco y de JRI– es identificar y cuantificar la existencia de minerales de alto valor contenidos en los relaves, y promover la adopción y desarrollo de tecnologías de procesamiento que contribuyan a transformar estos residuos desde un pasivo a un activo minero.

Fuente: mch.cl

Deja un comentario

  • (will not be published)